2 de marzo de 2013

Cómo fomentar el interés de los niños por la lectura


 

Para que veáis que no me olvido de los niños en el blog (está claro que libros para niños no posteo, pero al menos aunque se artículos interesantes que encuentre al respecto, os los pondré), os traigo esta noticia.

www.educakids.com

Fomentar desde muy pequeños el hábito de leer reporta a los niños muchos beneficios para su desarrollo no solamente intelectual, sino también personal. Además la lectura sirve como medio para prevenir y paliar dificultades de aprendizaje. Para ello, es importante conocer técnicas y actividades que faciliten el acercamiento de los más pequeños al mundo de los libros y saber qué hacer  ante los niños que se niegan a leer.
¿Quién no ha  pedido alguna vez que le leyeran un cuento?. No prives a tu hijo de ese momento mágico porque escuchar un relato entretenido y que a la vez te enseña, despierta en cada uno de nosotros la fantasía, la imaginación y las ganas de soñar.

¿Qué beneficios aporta la lectura en los niños?
Los niños que leen con regularidad presentan un mejor manejo de las reglas ortográficas y la gramática, lo que les permitirá tener un rico lenguaje expresivo. A través del hábito de la lectura aumenta la capacidad de concentración y la capacidad de memoria.
Se ha demostrado que los niños que practican la lectura mejoran su rendimiento académico, ya que como están más acostumbrados a coger los libros, les resulta más fácil abordar el contenido y asimilarlo.
La lectura potencia en el niño la autoestima, dándole más seguridad a la hora de comunicarse, de establecer relaciones sociales y de manifestar su propia opinión. Leer estimula el interés por los demás y por el mundo que le rodea.
¿Qué momento es el más indicado para acercar al niño a la lectura?
Nunca es tarde para acercar a un niño al mundo de los libros. Pero si queremos que nuestro hijo disfrute de todos los beneficios que la lectura reporta, sería conveniente que desde que nacen el libro sea uno de sus "juguetes preferidos".
No es necesario que el niño sepa leer para rodearle de libros. Existen cuentos adaptados para los bebés que son de tela o de plástico donde además de encontrar dibujos e historias maravillosas, por tu textura podrán ser su muñeco preferido.
La lectura, como sabemos, es una decodificación de símbolos que representan un código. Por lo tanto, cuando el niño es capaz de decir una palabra a través de un dibujo, también está decodificando información, pues está empezando a leer. Y cuando el niño ya sabe leer, es el momento de construir con él una pequeña biblioteca en su habitación para rodearle de las historias que más le gusten.
¿Cómo motivar a los niños en la lectura?
Leer a los niños
Hay que enseñarles qué significa leer y qué sensaciones tiene uno cuando se introduce en la historia de un cuento. Para ello no hay mejor manera que leer a los más pequeños cuentos y relatos que sean adaptados a su edad. Convertirnos en animadores de lectura significa que tenemos que disfrutar de la lectura tanto o más que los pequeños. A través de una correcta entonación y expresión el niño se contagiará de la emoción que suscita.
Para leer a los niños hay que buscar un lugar tranquilo y apropiado de lectura. Se puede instaurar un sitio en la casa que será el rincón de lectura. Se recomienda que sea en su habitación (manera de hacer algo que le pertenece), bien en la cama (si se va a dormir) o en un rincón que emane tranquilidad.
Leer a los niños nos va a permitir acercarnos a ellos mucho más, compartir sus experiencias, hablar de temas comunes, responder a sus dudas y crear momentos de risa y diversión. En resumen, sembrar la base de una complicidad y confianza necesarias para etapas más difíciles como la adolescencia.
Servirles como modelos de lectura
Si queremos que nuestros hijos sientan curiosidad por la lectura, lo primero que tenemos que hacer es enseñar con el ejemplo. Si ellos observan que a tí te gusta la lectura, que comentas cosas que has leído, que transmites interés por ella, te ve leyendo libros con interés, observa que tienes un espacio dedicado para ello...,  será fácil que se interese por ella. No podemos ser incongruentes con los aprendizajes del niño.
Dejarles libertad de elección
Los niños manifiestan más interés y curiosidad por la lectura cuando se les deja libremente elegir sus propios temas.  Y también elegir el lugar y el momento de lectura.
La lectura no puede imponerse ni utilizarse como castigo. Tampoco son buenas herramientas para que lean el presionar, amenazar, agobiar o castigar.
¿Qué hacer si el niño no quiere leer?
Evidentemente hay niños que les cuesta leer, bien porque presentan algún tipo de dificultad de aprendizaje que les hace más arduo el camino de la lectura o porque simplemente no tienen adquirido el hábito.
Para hacer a estos niños de la lectura algo atractivo, es conveniente que lean libros sobre películas de televisión,  artículos de revistas o periódicos sobre temas que le gusten. También se le puede ofrecer a través de ordenadores didácticos actividades de lectura. Por último, para "engancharles" al hábito constante de leer se les puede comprar lecturas que sean coleccionables sobre los temas que más le interesen.
El hábito de la lectura va a reportar grandes beneficios a los más pequeños, no solamente intelectuales sino también personales. Para conseguir instaurar en el niño un buen hábito lector  es conveniente empezar lo más temprano posible, independientemente de si saben leer o no. Para ellos somos sus mejores modelos de referencia, por eso no le defraudes y ofrécele lo que necesita.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario