16 de octubre de 2013

Joana



Sentado, observando la taza de café que tenía delante, el humo del cigarrillo se interponía entre él y su lectura, como cada mañana empezaba el día con su droga matutina y el periódico.
Aquel día no había nada interesante qué leer. La política le aburría, de economía no entendía mucho y los sucesos, si, era la parte que más le gustaba leer a la par que le entristecía todo lo ahí redactado.
Se fue al baño y empezó a llenar la bañera, como cada domingo le gustaba relajarse tomando un buen baño, y como cada domingo lo ambientaría con velas para sorprender a su mujer.
Se dirigió a su habitación, dio unos golpes suaves a la puerta y le dijo a su esposa que le esperaba una sorpresa. La sonrisa de felicidad demostraba cuánto la quería.
Se dirigió a la cocina, dejó más café preparado y unas tostadas. Le encantaba cuando ella siempre acababa con mantequilla y mermelada en la comisura de los labios y con la excusa él se acercaba y le propinaba un dulce beso.
Se metió en la bañera, oyó los pasos de su esposa, pero esta vez pasó de largo, no entró en el baño, ¿por qué? se quedó allí, inmóvil, asombrado, entristecido. A Joana le encantaban los domingos, sus domingos.
Salió de allí, empezó a seguir los pasos de ella, no conseguía alcanzarla, siempre se quedaba pisando su sombra.
No entendía, ¿por qué le rehuía?
Se cansó, se dirigió a la cocina, y allí seguía el café humeante, las tostadas en su plato y los cubiertos intactos.
Otra vez, había vuelto a hacer comida para dos, había vuelto a llamarla, había preparado de nuevo su momento especial de la semana. No, nunca se acostumbraría, la echaba mucho de menos.
Habían pasado toda una vida juntos, él contaba ya con 60 años y ella había muerto a sus 57. Toda una vida, vaya que sí, 33 años preparando esos baños, manteniendo el amor que sentía por ella.
Se puso en su sillón favorito, donde cada noche él le leía algún relato a Joana, se durmió y allí estaba ella, en sus sueños, regalándole un beso de despedida hasta el próximo domingo.

1 comentario:

  1. me parece precioso lo que has escrito, muy bonito, de verdad

    ResponderEliminar